Yo me considero un débil pajarillo cubierto solamente de un ligero plumón. No soy un águila, sólo tengo de ella los ojos y el corazón, porque a pesar de mi extrema pequeñez, me atrevo a mirar fijamente al Sol divino, al Sol del amor,  y mi corazón siente en sí todas las aspiraciones del águila…

El pajarillo quisiera volar hacia ese brillante Sol que embelesa sus ojos: quisiera imitar a las águilas, sus hermanas, a las que ve elevarse hasta el foco divino de la Trinidad Santa…¡Ay! Lo más que puede hacer es alzar sus alitas, pero en cuanto a volar, no está en su débil poder.

¿Qué será de él? ¿Morirá de pena al verse tan impotente?… ¡Oh, no! El pajarillo ni siquiera se afligirá. Con audaz abandono quiere seguir mirando fijamente al divino Sol. Nada sería capaz de atemorizarle, ni el viento ni la lluvia. Y si oscuras nubes llegan a ocultarle el Astro del Amor, el pajarillo no se mueve, no cambia de lugar; sabe que más allá de las nubes su Sol sigue brillando, que su resplandor no podría eclipsarse ni un solo instante.

A veces, es verdad, el pajarillo se ver asaltado por la tempestad; le parece creer que no existe otra cosa más que las nubes que le envuelven. Entonces llega la hora de la alegría perfecta para el pobrecito y débil ser. ¡¡ Qué dicha para él permanecer allí, no obstante,  y seguir mirando fijamente la luz invisible que se oculta a su fe!!

Jesús, hasta aquí comprendo tu amor por el pajarillo, puesto que no se aleja de ti…

Pero yo lo sé, y tú también lo sabes; muchas veces, la imperfecta criaturilla, aún permaneciendo en su sitio, bajo los rayos del Sol, se deja distraer un poco de su única ocupación, toma un granito de aquí y allá, corre tras un gusanillo… Luego, encontrando un charquito de agua, moja en él sus plumas apenas formadas. Ve una flor que le gusta, y su diminuto espíritu se entretiene con la flor… En fin, no pudiendo alear como las águilas, el pobre pajarillo vuelve a ocuparse una y otra vez de las bagatelas de la tierra. Sin embargo, después de todas sus travesuras, en lugar de ir a esconderse a un rincón para llorar su miseria y morir de arrepentimiento, el pajarillo se vuelve hacia su amado Sol, presenta a sus rayos bienhechores sus alitas, gime como la golondrina…

¡Oh, Jesús, déjame que te diga, en el exceso de mi gratitud, déjame que te diga que ti amor llega hasta la locura!…¿Cómo quieres que ante esta locura mi corazón no se lance hacia ti? ¿Cómo habría de tener límites mi confianza?…¡Ah! Sé que por ti los santos hicieron también locuras, realizaron grandes cosas, porque eran águilas…

Jesús, yo soy demasiado pequeña para  hacer grandes cosas…, y  mi locura consiste en esperar que tu amor me acepte como víctima…Mi locura consiste  en suplicar a las águilas, mis hermanas, que me obtengan la gracia de volar hacia el Sol del Amor con las propias alas de la Águila divina…

¡Oh, Jesús! ¡Que no pueda yo revelar a todas las almas pequeñas cuán inefable es tu condescendencia!… Siento que si, por un imposible, encontrases un alma más débil, más pequeña que la mía, te complacerías de colmarla de favores mayores todavía, con tald e que ella se abandonara con eterna confianza a tu misericordia infinita.

 

Pero ¿ por qué estos deseos de comunicar tus secretos de Amor, oh, Jesús? ¿No fuiste únicamente Tú el que me los enseñó a mi? ¿ Y no puedes acaso revelárselo a los demás?…

Si, estoy segura de ello, y te conjuro a que lo hagas. Te suplico que abajes tu mirada divina hacia un gran número de almas pequeñas…¡ Te suplico que escojas una legión de pequeñas víctimas dignas de tu Amor!

 

La pequeñísima sor Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz

Reparar fuerzas

Venid a un sitio tranquilo;

a un lugar apartado del bullicio agobiante

que nos acompaña día y noche;

a un lugar retirado

de vuestros negocios y preocupaciones,

de vuestras falsas necesidades;

a un lugar apropiado para encontrarnos con Dios,

entre vosotros y con vosotros mismos.

Venid a un sitio adecuado para reparar fuerzas.

Y descansad un poco.

Detened vuestro ritmo alocado.

Haced un alto en el camino.

Sosegaos de tanto ajetreo.

Que se calmen vuestros nervios.

Que se serene vuestro espíritu.

Dejad la mochila a un lado,

quitaos las sandalias y lavaos el cuerpo entero

Los que estáis rendidos y agobiados,

los que vivís bajo el yugo de las responsabilidades,

los que soportáis el peso de los compromisos

y de las obligaciones ineludibles,

los que camináis con los ojos tristes

y la espalda doblada,

los que ya sólo divisáis niebla en el horizonte,

los que no sabéis vivir sin cargas y cruces,

echaos el freno y apeaos

para reparar fuerzas.

Yo os aliviaré.

Os sanaré la mente..

Curaré vuestras heridas.

Tonificaré vuestro corazón

Calmaré vuestra ansiedad.

Os quitaré las pesadillas….

Estaré con vosotros en todo momento.

Tomaos un respiro conmigo para reparar fuerzas.

Cuando todo en tu vida son destrozos… todo es empezar.

 

 

 

 

¡ Alegrense cielo y tierra!

Desde el jueves en los medios sólo puedo ver imágenes de gente feliz porque un año más el dios dinero ha regresado y ha tocado algunas casas. Es verdad que unos euros en estos tiempos no vienen mal, que son motivo  de alegría, pero no de felicidad. Nadie mira al señor que no ha tenido esa suerte porque tampoco pudo jugarla, porque pelea cada día sentado en la puerta de un cajero o tirado en cualquier acera para conseguir dinero para una barra de pan; a nadie le importa las miles de personas que han tirado su vida a la basura porque han borrado palabras como amor  y perdón de su diccionario particular, lo más importante es que cada persona gastara una media alta de dinero ¿ quién dijo crisis?

Hoy es a mi a quien le ha tocado el gordo,yo soy así, siempre despistada y con retraso, pero a mi mi gordito particular me ha tocado hoy el corazón.No lo ha hecho  con cientos de billetes, ni con regalos enormes que cuestan abrir, no ha necesitado publicidad, ni siquiera le ha importado que en las noticias no se hablara de Él. Se ha conformado con un pesebre y el calor del aliento de una mula y un buey para tocarnos el corazon durante 2000 años. El Hijo de Dios nació como un mendigo, en un pesebre y sin grandes pescados y carnes para cenar. Todo eso no era importante, su riqueza estaba en su mensaje de Amor.

Y no puedo evitar sentirme como ese pobre pastorcillo que recibió la noticia y corrió con sus ovejas a buscar al Cordero sin nada que ofrecer.

¡¡¡¡ FELIZ NAVIDAD!!!!

¡¡ Qué cada día nazca en nuestros corazones !!

Adviento

Esta mañana, en el portal de mi finca, un amable vecino me ha felicitado la Navidad. Algo se ha encendido dentro de mi que me ha hecho mosquearme.     ¿¿¿¿ NAVIDAD????  Buufff no me quites el Adviento, dejarme disfrutar de la espera, que la Navidad llegara, y el Niño  volverá a las casas de mucha gente, pero yo quiero esperar, quiero prepararme para su llegada.

 

Minutos más tarde me he encontrado con una joven embarazada en un semáforo, y he pensado en ella. Seguramente ella también tiene ganas de que llegue el día en que su bebe llegue al mundo y su casa se llene de alegría, pero no quiere perder este momento, lo necesita. Necesita pensar cómo va a recibir al niño y asimilar en qué manera va a cambiar su vida este nacimiento. Necesita preparar todo lo que el niño va a necesitar de ella, comunicárselo al resto, para que preparen su llegada…Yo también necesito prepararme para la llegada de e Niño a mi vida, necesito preparar el camino, preparar mi corazón para acogerlo.

 

No quiero que me feliciten ya la Navidad, ni ver las calles llenas de luces que no celebran nada, no quiero ver esos muñecos vestidos de Papa Noel en todos los escaparates, eso ni siquiera es Navidad…yo sólo quiero prepararme para recibir al Niño.

 

Luego he pensado en la Virgen María…pero eso ya es otro tema.

STOP

Disculpad mis largas ausencias, pero las clases, el frío, trabajos…esas cosas que no me sientan muy bien y no me dejan escribir y también otras que me sientan genial, pero que no me dejan escribir, que son las convivencias, dos fines de semana enteros e tenido este mes.

Habrá a quien le parezca pesado  pasarte dos fines de semana  de convivencia, pero a mi la verdad es que me gusta y, además, es algo que no sucede cada mes, este era una excepción. Me encanta ver como todos estamos allí por Él, jóvenes dispuestos a seguir su estilo de vida, a trabajar de forma altruista por este estilo de vida. Me encanta ser educadora de niños y jóvenes y preparar con ellos y para ellos convivencias y campamentos, y no hay mejor sitio para encontrarse con Él que en plena naturaleza y rodeada de niños.

En una de ellas, un chico hizo una reflexión que me encanto.Compara a los cristianos de hoy en día con conductores. Nos encontramos con el conductor que ante un Stop para por que la ley así lo dice. También está el conductor que ante un Stop para porque sabe que es lo que mejor para no hacerse daño a él y al resto de personas que circulan por la vía. Y por último nos encontramos con el conductor que convierte el Stop en un Ceda el paso, los que adaptan la ley a sus conveniencias.

Pues bien, esos son los cristianos que nos encontramos hoy en día. El primero es aquel que va a misa cada domingo por costumbre, porque le han dicho que es lo correcto, pero sólo ocupa un asiento en el banco, le importa poco lo que  allí está pasando, es un cristiano en apariencia. Por otro lado, el segundo es aquel que sabe que seguir ese estilo de vida es lo mejor para él y para el prójimo, el que levanta la cabeza de vez en cuando para ver al prójimo que sufre a su lado, aquellos que levantan la cabeza al cielo para ver que espera Él de ellos y acto seguido la bajan para ver al prójimo.  Por último esta el cristiano que adapta la fe a su medida, que coge aquello que le gusta y deja lo que no le gusta, el que se da golpes en el pecho un domingo en misa pero defiende el aborto o la eutanasia, aquel que vive la fe a sus conveniencias.

Y desde entonces una pregunta golpea en mi cabeza oración tras oración…¿ qué conductor soy yo?

Convivencia

Este fin de semana he vivido una mini JMJ.  Tuve una acampada con los educadores Juniors de mi vicaria.Para quien no lo sabe, Juniors es un movimiento diocesano cuya función es ayudar a niños y a jóvenes a conocer a Jesús.

La convivencia fue genial, me encanta cuando gente que no se conoce de nada se reúne y se lo pasa pipa, como si se conocieran de toda la vida, y eso solo puede ser por algo, y ese algo es que Él estaba con nosotros.Es maravilloso ver como muchos jóvenes han cambiado un sábado noche bebiendo cubatas en un pub por Él.Simplemente es maravilloso.

¡Sempre Units!

¡ Sempre units! Gracias por formar parte de mi camino¡
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 313 seguidores